Fumadores prefieren balón intragástrico para prevenir obesidad

En España entró en vigor a una nueva Ley Antitabaco muy restrictiva, lo que ha desencadenado una ola de fumadores que desean dejar el cigarrillo, pero que temen engordar luego de hacerlo.

CigarrilloSegún publica Asturi.as, cerca del 65% de quienes fuman confiesa que le preocupa aumentar de peso si dejan el tabaco, puesto que pueden sufrir de ansiedad o síndrome de abstinencia que podrían ser controlados comiendo más de lo debido.

Por lo mismo, muchos de ellos han optado por elegir el balón intragástrico (BIG) como una solución para controlar el hambre que les produce el haber dejado de fumar y, a su vez, muchos están consultando por este método que no requiere de cirugía.

El médico español Gontrand López Nava, del Servicio de Aparato Digestivo y Endoscopia del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro, explicó que “más de la mitad de los fumadores gana peso después de dejar el tabaco”, ya que la nicotina quema alrededor de 300 calorías sin hacer esfuerzo, debido a que aumenta la velocidad del metabolismo basal y controla la ansiedad.

Una de las ventajas del BIG es que puede inflarse o desinflarse según las necesidades del paciente sin los riesgos que implica una cirugía, por lo que no registra mortalidad.

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *