De hamster a runner: a un año de mi cirugía

Columna de la editora María Pastora Sandoval

Llevo “poco” tiempo de operada: hoy cumplo un año, lo que, según sé, no es un tiempo prudente para decir que una operación fue exitosa. Cumplir más de dos años y no haber engordado y que esté todo en orden es recién un triunfo médico.

María Pastora Sandoval - Corrida BrooksLos operados tenemos 2 cumpleaños: el día en que nacimos y el día de la operación. El 4 de noviembre de 2010 no se me olvidará nunca, el cambio en mi vida ha sido radical.

Es tan difícil traspasar los sentimientos a quienes no han sufrido de obesidad. Es verdad que muchas veces nos victimizamos quizás más de la cuenta cuando tenemos sobrepeso, y adelgazar es un cambio fuerte, gigante, al que sobreviven quienes están preparados.

Mi “genio” no ha cambiado, sigo siendo la misma de siempre. Pero debo confesar que hace un par de meses comencé a sentirme más vulnerable de ánimo y físicamente, afortunadamente ya lo estoy superando.

Antes yo era un hamster: acumulaba comida, aunque quizás no en las mejillas, pero sí en los cajones, en la cartera, etc. Pasar por un kiosko sin comprar algo era imposible. Comer para calmar el estrés, para hacer algo que no fuera pensar.

mariapastora-antesydespuesAhora, “patudamente”, me declaro runner. Soy una principiante que no corre los 10K (un par de kilómetros siempre los camino) y recién el domingo pasado logré 5K sin parar. Correr me sirve para celebrar la vida, para no dejar de sentirme liviana como una pluma, para decir “soy nueva” y no quiero volver atrás.

Se me caen las lágrimas escribiendo esta columna. Hace unos meses me eligieron reina de la alianza en mi trabajo. Nunca había sido reina de nada. De esconderme tras la ropa que más disimulara mi figura pasé a mostrar mi cuerpo sin vergüenza, con orgullo.

La decisión de reinar, de comandar y tomar el dominio de nuestras vidas es sólo nuestra. La fuerza de la costumbre nos tratará de llevar a ese cómodo lugar en que las circunstancias nos hacen víctimas. Una operación como la manga gástrica que me hice es el comienzo del trabajo conmigo misma, es decir, yo puedo, yo mando mi destino.

Sin querer comencé a trazar un camino, el de los sitios de salud. Éste, Bariátrico.cl, fue el primero de la red Clínico.cl. Me ha abierto muchas puertas, me ha permitido ayudar a tanta gente dentro de lo poco que puedo hacer por ellos, que es guiarlos en este camino, además de incluso encontrar nuevos y grandes amigos. Y esto es lo que quiero hacer en la vida. Quién lo diría, una operación me abrió un mundo profesional que mantenía dormido: el periodismo de salud… por el periodismo científico entré a estudiar mi carrera y he vuelto al redil.

Gracias a todos quienes me han ayudado en esta aventura. Hoy es mi primer cumpleaños de flaca. El primero para siempre.

48 Comments

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *