Cómo dominar el sobrepeso que se acumula a raíz del frío

Las bajas temperaturas no sólo producen tendencia a consumir alimentos más calóricos, sino que también provocan una disminución de la actividad física.

Exámenes como el perfil lipídico, glicemia e insulinemia en ayunas son los recomendados por los especialistas para descartar enfermedades asociadas al sobrepeso.

Sopaipillas, calzones rotos, empanadas, churros y frituras son las comidas recurrentes en los días de invierno. Y es que se suele asociar un día frío o de lluvia a quedarse en casa cocinando alimentos hipercalóricos. El problema es que estos hábitos pueden traer problemas no sólo estéticos, sino también de salud, ya que a raíz de la acumulación de kilos se pueden generar enfermedades crónicas.

Hipertensión arterial, diabetes mellitus, dislipidemia, hígado graso, resistencia a la insulina, entre otras, son las enfermedades que produce el sobrepeso. Además, en los adultos mayores se suman los problemas osteoarticulares, lo que implica dolores al caminar.

Según la nutricionista de Integramédica, Carolina Imbert, el frío es el culpable: el panorama perfecto para el invierno es quedarse refugiado en la casa, anulando la opción de salir a caminar o hacer ejercicio. Este sedentarismo y la necesidad humana de consumir más grasas, derivan en la acumulación de kilos. La especialista explica que generalmente es en invierno cuando las personas se dan cuenta que han subido de peso, porque sacan del clóset ropa que no se ponían hace un año y al notar que les queda chica quedan en evidencia estos kilos de más. Muchas veces, la acumulación de kilos viene de meses atrás, incluso del verano, pero es en esta época cuando los notamos.
El médico nutriólogo de Integramédica, Gonzalo Zúñiga recomienda a todas las personas que tengan sobrepeso que midan su cintura. Las cifras internacionales plantean que una medición de perímetro de cintura mayor a 88 centímetros en mujeres y mayor de 102 centímetros en hombres, se vinculan a alto riesgo cardiovascular, sin embargo la preocupación debe empezar antes de llegar a 85 cm en las damas y 90 cm en varones. Si se supera estas medida, el doctor recomienda asesorarse con un médico para descartar algún tipo de enfermedad cardíaca, artrosis en las rodillas o problemas en la columna.

Asimismo, el doctor Zúñiga sugiere disminuir las calorías que otorgan los hidratos de carbono. “Los chilenos tenemos una cultura de mucho pan. Disminuir la harina y aumentar el consumo de verduras y frutas es fundamental para mantener un equilibrio a lo largo del año”, puntualiza el nutriólogo.

Las recomendaciones de la nutricionista Carolina Imbert son no dejar de hacer algún tipo de actividad física durante el invierno y tratar de llevar una dieta ordenada. “Ojalá no saltarse ninguna comida y privilegiar un buen desayuno. Incluir en el menú diario los alimentos como yogurt light, leche descremada, pan integral, frutas y verduras”, añade. La especialista explica además que la clave está en preferir guisos típicos de invierno, como legumbres, carbonada o charquicán, en su justa medida. “Finalmente, es mejor un plato de lentejas a un plato de frituras. Hay que saber no abusar e incluir estas proteínas de manera controlada”, precisa la nutricionista de Integramédica.

Siempre hay que incorporar los vegetales a la dieta. Al tener hambre, una opción es comer ensalada; una buena técnica para que no esté tan fría es sacarla del refrigerador entre 20 a 30 minutos antes.

Ahora, también se pueden incorporar en nuestra dieta verduras sin comerlas frías. Para esto, son buenas alternativas las sopas, guisos, tortillas, flanes, chapsuis, entre otros.

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *