Fomentar la cultura de beber agua

Promover un saneamiento efectivo y a bajo costo, fomentar la buena higiene y mejorar el acceso a suministros de agua limpia ayudan a las personas a vivir vidas más saludables. Los niños pequeños y los bebés están especialmente en riesgo de contraer infecciones y enfermedades debido a un mal saneamiento, a las malas prácticas de higiene y a agua sucia. En la actualidad más de 1.7 millones de niños menores de cinco años mueren cada año a causa de la diarrea (Organización Mundial de la Salud). Muchas de estas muertes pueden prevenirse si se practica la buena higiene.

Diariamente nuestro cuerpo realiza un sin número de procesos en los que se pierde agua, por lo que la piel tiende a resecarse, además disminuye la humedad de nuestro organismo, necesaria para funcionar bien. En condiciones normales y con un adecuado funcionamiento del riñón, una persona pierde alrededor de 1450 mililitros de agua al día, distribuidos entre el agua como orina( 500 mililitros), durante la respiración como vapor de agua( 600 mililitros), en el sudor(200 mililitros) y desde luego dependiendo de las condiciones climáticas y actividad física que se realice y por la materia fecal(150 mililitros). Por lo tanto es necesario que le ayudemos a nuestro cuerpo a mantener el equilibrio, compensando esta pérdida tomando no menos de 1,450 mililitros de agua diariamente y mucho mejor su completamos los dos litros.

Para ello se recomienda beber de la siguiente manera:

Por la mañana: 1 litro consumido a lo largo de un periodo de 30 minutos.

En la tarde: Beber 1 litro a lo largo de un periodo de 30 minutos.

Y en la noche: Consumir 1 litro a lo largo de 60 minutos y no cenar hasta media hora después.

Hay que tomar en cuenta que los alimentos sólidos también aportan una cantidad considerable de agua a nuestro organismo, por lo que fnalmente una cantidad adecuada es de 6 a 8 vasos diarios.

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *