Spining, fuerza al ritmo de la música

«Vamos subiendo una montaña. Pedaleen fuerte, fuerza, fuerza, al ritmo de la música. Ahora bajamos, saquen toda la carga, rápido, rápido. En este momento andamos por un sendero, pedaleen. Vamos más lento, sientan el viento que roza sus rostros…» Frases como éstas son las que usan los profesores de spinning, Francisco Prado, Cristian Marín y Patricio Biancheri, para animar a sus alumnos durante las clases de este deporte, en un conocido Gimnasio de la Comuna de la Florida.

Esta modalidad deportiva creada en 1980 y cada vez más popular entre quienes gustan de la actividad física. «Spining se trata de un entrenamiento entretenido, que se practica sobre una bicicleta estática en sesiones que duran 1 hora, durante la cual se pueden perder entre 600 y 1.000 calorías; se tonifican piernas, espalda, abdomen, brazos y glúteos; mejora la frecuencia cardíaca y disminuye la presión arterial. De ahí el creciente interés que genera ya que esta práctica es intensa y hay una exigencia cardiovascular sobre lo habitual, según repite cada vez en sus clases el Profesor y Preparador Físico, Patricio Bancheri, titulado de la Univerdidad Católica de Chile. Además enfatiza siempre que es escencial la respiración correcta y la hidratación a sus alumnos en sus clases. 

Clínico.cl conversó con el Profesor de Spining y Aerobox, Francisco Prado Palacios (21 años), quien nos entregó su visión de esta modalidad deportiva; «Me encanta tener la posibilidad de transportar a las personas una meta, es más entretenido. No tiene ningún requisito de peso, edad ni cordinación, además se queman calorías y tiene un mínimo de riesgo de lesiones, especialmente en las articulaciones de las rodillas».

Pedalear, sudar, esforzarse por subir las más fuertes cuestas, para después llanear lo más rápidamente posible o pedalear con tranquilidad por diferentes senderos … y todo esto sin salir del gimnasio, con un instructor que te guiará hasta el final del trayecto y acompañado de una música que te llenará de emociones. Es un sistema aeróbico que consiste en trabajar fuerza, resistencia y velocidad, todo al ritmo de la música y montado en una bicicleta estática, creada especialmente para ello. Se le puede mover el asiento hacia delante, hacia atrás, levantarlo, deslizar el manubrio, ponerla más pesada, etc….

Beneficio para el corazón: El spinning es un deporte prácticamente aeróbico, el trabajo moderado y continuado es el más aconsejado para el músculo más importante de nuestro organismo, el corazón. El corazón con el ejercicio aeróbico se agranda, se fortalece y pierde parte de la grasa que lo cubre. Por lo que cada latido es hace más potente y puede trasladar más sangre al resto del organismo.  Como resultado se produce una bajada de la frecuencia cardiaca en reposo, lo que mejora la economía y la eficacia de nuestro corazón.

Por la misma razón aumenta el calibre de las arterias coronarias, causantes de muchos de los problemas del sistema cardiovascular. Ayudando así al corazón a ser más eficaz en el trasporte y retorno de la sangre y se reduce la tensión arterial, por lo que todo el organismo sale beneficiado. El spinning es la primera actividad dirigida sobre una bicicleta fija, que lo hace sentir como si pedaleara en libertad, ya que permite variar la resistencia según la música que acompañe.

Toda actividad física o el mismo mantenimiento de la vida, necesitan de energía. Estas calorías que dan de comer a los músculos y a todo el organismo provienen de las reservas energéticas que el cuerpo acumula, algunas en forma de grasa y otras en forma de glucógeno. El organismo primero utiliza otro tipo de reservas energéticas como el atp o el glucógeno, cuando esto se acaba (el ATP en unos segundo y el glucógeno en unos 30’) es cuando empieza a utilizar las grasas acumuladas. Estas grasas pueden estar en la sangre (las primeras que se utilizan o acumuladas.

Por esto, es importante mantener el nivel de ejercicio más delante de los treinta o cuarenta minutos, para dar tiempo al organismo a agotar las reservas de energía que no están en forma de grasa. Algunos expertos recomiendan después de un calentamiento de unos diez o quince minutos, realizar series cortas de pocos minutos durante otros diez minutos, a fin de quemar todo el glucógeno acumulado en las piernas y que el organismo a tan solo veinte minutos de iniciar la clase, empiece a quemar grasas.

Es aconsejable tres o cuatro días a la semana con una duración de cada sesión de al menos cuarenta minutos. No olvide calentar diez minutos antes, esto ayudara a que el glucógeno muscular se acabe un poco antes y el consumo de grasas se inicie por lo tanto un poco antes.  Según el profesor Francisco Prado, es un ejercicio que se debe practicar tres veces a la semana como mínimo para mantener al cuerpo en una constante actividad física y no caer en la pausa del sedentarismo.

One Comment

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *