Se aumenta de 3 a 6 kilos por el exceso de comida en el mes de diciembre

El director del Instituto de Nutrición Humana de la Universidad de Guadalajara, Edgar Manuel Vázquez Garibay afirmó que en promedio la gente aumenta de tres a seis kilos durante las fiestas de diciembre.  Estimó que la gente llega a consumir entre 50 y 100 por ciento de su aporte energético adicional a su dieta habitual, “y si sucede esto y no aumentan su actividad física, la posibilidad de aumento de peso puede fluctuar entre tres y seis kilos por esta excesiva ingestión de alimentos fuera de sus casas o en reuniones de fin de año en los trabajos”.

Destacó que cuando terminan las fiestas de fin de año, personas que están sanas y jóvenes “tendrán a lo mucho un incremento excesivo de peso en un tiempo relativamente corto y puede ser que repercuta en algunos indicadores como la constitución de glucosa, pero en la mayoría de los casos no sucede”. Añadió que gente de mayor edad, con problemas de insulina, hipertensión arterial o carga alteraciones en grasas, tiene mayor riesgo de descompensarse desde el punto de vista metabólico.http://www.elmundodecordoba.com/noticias/pais/2019864-uh

Refirió que en la cena de Ano Nuevo “es tradicional pavo relleno, pescados, carnes, ponches, todos muy ricos en hidratos de carbono, en general es un periodo de exceso de alimentos que las personas no consumen de manera habitual en el resto del año. Recomendó evitar el consumo excesivo de diferentes platillos, tratar de comer una o dos opciones máximo en los alimentos sobre todo en la comida y cena. Además combinar alimentos con otros que tengan escaso contenido energético, por ejemplo con frutas, verduras, ensaladas y no excederse en las porciones, “si comen uno o más platillos que sean en porciones pequeñas”.

Pero sobre todas las indicaciones que entregó, fue casi como mandato la de consumir cuando menos un litro y medio de agua al día, realizar mayor actividad física, por lo menos 30 minutos diarios, ya que ayuda a controlar el apetito, la ansiedad y el estrés que incrementan el consumo de alimentos. Afirmó que personas que tienen diabetes e hipertensión arterial o enfermedades crónicas necesitan ser mucho más cautos en el consumo excesivo de sal, de azúcares, alcohol y grasas saturadas. Por otra parte, la coordinadora de la Licenciatura en Nutrición y Ciencias de los Alimentos del ITESO, Ana Cecilia Zúñiga Barba, expresó que “no hay que sentirnos pecadores por comer, pero no hay que llegar a la gula”.

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *