Masa muscular y actividad física

“El índice metabólico basal (IMB), más conocido como metabolismo basal (MB), es la cantidad mínima de energía que nuestro cuerpo utiliza para mantenernos vivos. Este va en directa relación con la masa corporal de cada persona posee, pero al margen de ello, los individuos que tienen el mayor metabolismo basal son aquellos cuya masa muscular es importante comparación con el resto de sus masas corporales, piel huesos, viseras, tejido adiposo. Por lo anterior debemos entender que los deportistas son justamente quienes tienen los mayores niveles de tejido muscular, ya que como veremos es la actividad física laúnica forma natural de generar una mayor síntesis proteica”. Información proporcionada por Roberto Niedmann Cabello, Profesor de Educación Física, Licenciado en educación, Diplomado en Ciencias de la actividad física. Actualmente se desempeña como entrenador de Club RunningChile y realiza asesorías independientes a instituciones como el Laboratorio de Fisiología del ejercicio Centro de Alto Rendimiento Deportivo CAR y se desempeña como preparador físico.

Agregó Niedman, que se entiende por masa muscular  como una hipertonicidad observada en el fisicoculturismo, la masa muscular tiene muchas formas de expresión que no pasan solo por una aumento de la tonicidad leve o exagerado. Un corredor de fondo incrementa su masa muscular pero en estructuras y variables muy diferentes a las de un lanzador de bala o pesista por ejemplo. Gracias a esta modificación cualitativa y cuantitativa de la fibra muscular se desencadenan toda la serie de reacciones Bioquímicas y funcionales en el organismo. Con el solo hecho de aumentar nuestra masa muscular por medio de la actividad física regular, estaremos en forma pasiva consumiendo más energía, además de la que ya gastamos en el entrenamiento es decir el gasto es doble al ejercitarnos y al mantener este estado de forma.

Afirmó el Profesor de Educación Física, Licenciado en educación y Diplomado en Ciencias de la actividad física, que cuando hay una disminución de la actividad la primera variable en disminuir es la masa  muscular, esto se debe a que para el organismo desde el punto de vista energético, es muy costoso mantener el tejido muscular por lo que ante la mínima baja en actividad baja el la masa muscular, baja el consumo energético en todo orden aumentando la masa adiposa.

Además, clarifica con un ejemplo muy gráfico el punto anterior, “son los primeros astronautas; estos al estar excentos de gravedad en primera instancia y poca actividad vieron sensiblemente afectado sus niveles de masa muscular al regreso, estando incluso por bajo los niveles de sedentarios crónico. La primera forma de palear el problema fue la más lógica, los astronautas se transformaron en deportistas de alto rendimiento antes del viaje y a la vuelta llegaban  como personas normales. Hoy en día se han montado mini gimnasios portátiles con el objetivo de mantener una regularidad en actividad sin oscilaciones que mucho afectan al organismo, sobre todo a largo plazo”, comentó Niedman.

Resumiendo, el ejercicio influye gravitantemente en la generación de tejido muscular por medio de la síntesis proteica, y adicionalmente el consumo de proteínas en la forma de carnes de todo tipo o alimentos ricos en aminoácidos producen un aumento en el tejido muscular. Por lo tanto como asevera Roberto Niedmann, queda claro la relevancia de la actividad física como elemento modificador de la composición corporal y como mediante la actividad y una dieta balanceada podemos lograr un óptimo o maximal estado de forma.

 

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *