Motivos de la contraindicación de ejercicios con pesas para adolescentes

Es difícil interpretar estudios de cambios fisiológicos inducidos por el entrenamiento en los niños prepúberes, ya que los resultados pueden confundirse y ser interferidos por los efectos del crecimiento y el desarrollo.  Se debe cuantificar cuidadosamente las cargas de entrenamiento,  la potencia aeróbica, la fuerza muscular y la potencia anaeróbica muscular son entrenables. Pero, el grado de entrenabilidad de la potencia aeróbica parece ser, de alguna manera, más bajo en los niños prepúberes que en los grupos de edades más maduros.
Se recomienda el entrenamiento de fuerza en prepúberes sólo en casos de que necesiten de rehabilitación, o para el desarrollo de habilidades bien definidas: no se aconseja el levantamiento de pesos máximos.Con el auge de la participación de los niños en deportes competitivos, ha habido un incremento en el interés de saber sobre la capacidad de los mismos para responder al entrenamiento.
 El objetivo de este artículo es el de revisar brevemente, las evidencias que sugieren que los niños prepúberes son entrenables, y que hay diferencias entre los prepúberes y los grupos de edades más maduros. Después de discutir algunas limitaciones éticas y metodológicas con respecto a la evaluación de la entrenabilidad a través de los grupos por edades, el artículo se concentra en los cambios en la potencia aeróbica máxima, el costo metabólico del caminar y la carrera, la fuerza muscular, la potencia muscular y la resistencia muscular local.
Con el auge de la participación de los niños en deportes competitivos, ha habido un incremento en el interés de saber sobre la capacidad de los mismos para responder al entrenamiento. ¿Pero son realmente entrenables (magnitud de los cambios fisiológicos y físicos que suceden como resultado de un programa de entrenamiento) nuestros hijos en sus etapas más tempranas?  Hablar de entrenamiento a los seis ó siete años, ¿tiene algún soporte científico que apoye la hipótesis de entrenarlos tan jóvenes? La publicación de variados artículos en prestigiosas sociedades científicas (Phys Sportsmed, Med Sci Sports, Journal Appl Physiol), así como la posición de destacados médicos y fisiólogos del ejercicio (Oded Bar-Or 1989, Ekblom B. Docherty D, Shephard & Astrand 2002) han dado una importante evidencia sobre el impacto del entrenamiento en los pequeños.
Efectivamente son entrenables, aunque pareciera ser que los cambios producidos por el estímulo mismo del esfuerzo no pasan de ser moderados, en los más pequeños. La capacidad y potencia aeróbica, la fuerza muscular, la potencia muscular y la capacidad y potencia anaeróbica tienen diferentes grados de entrenabilidad, estas cualidades físicas responden fuertemente a los estados de maduración y crecimiento. La potencia aeróbica parece ser, de alguna manera, más bajo en los niños prepúberes que en los grupos de edades más maduros.
El entrenamiento de la fuerza muscular hoy es aceptado en el mundo entero en los más pequeños, cuando el mismo es realizado sistemáticamente y bajo una experta supervisión. La American Academy of Pediatrics ha expresado la opinión de que el entrenamiento de la fuerza muscular, haciendo una clara diferencia con el levantamiento de pesas, es totalmente permisible en niños desde la etapa prepúber, cuidando detalles tales como
  • Evaluación médica previa.
  • El entrenamiento aeróbico debe complementar el entrenamiento.
  • El debe realizar una entrada en calor y una vuelta a la calma.
  • Se debe aprender los ejercicios sin carga para luego incrementar la misma.
  • El entrenamiento debe poder completar entre 8 y 15 repeticiones máximas.
  • Se deben estimular todos los grandes grupos musculares en rango completo de movimiento.
  • Cualquier signo de lesión o enfermedad se debe evaluar antes de proseguir con el entrenamiento.

 

Roberto Niedman, Licenciada en Pedagogía en Educación Física, Entrenador de ClubRuning Chile y Preparador Físico.

Entrevista a Roberto Niedmann:

Según una entrevista realizada a Roberto Arturo Niedmann Cabello, Profesor de Educación Física, Licenciado en educación, Diplomado en Ciencias de la actividad física. Actualmente se desempeña como entrenador de Club RunningChile y realiza asesorías independientes a instituciones como el Laboratorio de Fisiología del ejercicio Centro de Alto Rendimiento Deportivo CAR y se desempeña como preparador físico.
Se sugiere no realizar trabajo de musculación con sobrecargas altas en pre púberes por:  no hay niveles altos de factores de crecimiento muscular como la testosterona y hormona de crecimiento, por ende el efecto sería mínimo o nulo en términos de incremento de masa muscular. Otro factor contraproducente es el potencial daño ejercido en los cartílagos de crecimiento en un provee o fracturas por la sobre carga.
A estas edades de desarrollo se sugiere trabajar sólo con el propio peso corporal y sus segmentos, dándole prioridad esencial a aspectos técnico, motrices y colorí nativos, los que mucha falta harán al momento de la adolescencia y adultos con el incremento natural o circunstancial de la fuerza y masa muscular. Post pubertad ya se puede comenzar a trabajar con sobrecarga, dado que los niveles de factores de crecimiento son máximos y las estructuras osteo-articulares están formadas.

Uno debería ser reacio a administrar programas que acarreen riesgos o   dolores potenciales, tales como contracciones musculares excéntricas,   entrenamiento de potencia, o estimulación funcional eléctrica. Para comparar la entrenabilidad a través de las edades y estadios de   maduración, uno debe equiparar la dosis de entrenamiento. Es un desafío   especial, el tema de equilibrar la «intensidad» del entrenamiento.

FUERZA MUSCULAR

Se han realizado pocos estudios sobre el entrenamiento de fuerza en  comparación con estudios relacionados al entrenamiento aeróbico en los niños.  Una razón podría ser la renuencia por parte de los investigadores de provocar  lesiones en los sujetos. En años recientes, grupos tales como la Academia  Americana de Pediatría, la Asociación Nacional de Fuerza y  Acondicionamiento Físico, y la Sociedad Americana de Ortopedia para la  Medicina del Deporte, han expresado la opinión de que el entrenamiento de  fuerza (haciendo una distinción, con el levantamiento de pesas competitivo) es  permisible en niños prepúberes, cuando el mismo es realizado sistemáticamente, y  bajo una experta supervisión.

En síntesis, durante los años prepuberales el incremento de la fuerza muscular en niños y niñas es similar, con una ligera ganancia en los niños, el entrenamiento de la fuerza en los prepuberes solo se recomienda en casos de rehabilitación, no realizar el levantamiento de pesos máximos. Excesivo entrenamiento en niños y adolescente podrá afectar en eje hipotalámico – hipófisiario, evidenciado clínicamente con algunos signos y síntoma como podría ser retardo de la menarquia, trastornos nutricionales, disminución de la densidad ósea, entre otras.

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *