Tips para sentirse bien

Para tener una piel saludable, consume frutas y verduras ricas en betacaroteno como zanahoria y damasco, que al transformarse en vitamina A ayuda a combatir arrugas y mejorar la textura de la piel.

Realizar ejercicio en forma regular favorece la fijación del calcio en los huesos. Por eso, además de consumir diariamente las porciones  adecuadas de lácteos, practica un deporte y caminar más.

Para una piel más tersa, mezcla ½ taza de cacao en polvo con 1 cucharada de aceite de oliva y otra de crema de leche, y revuelve bien. Deja actuar la mezcla por 15 minutos y retira con agua tibia.

Trotar libera endorfinas que producen mejoras en el ánimo y disminuyen el dolor. La sensación placentera en el cuerpo también activa una tranquilidad a nivel mental.

No te saltes ninguna comida y todos los días toma un buen desayuno, así, evitarás los picoteos a deshoras que guardan estrecha relación con el sobrepeso y obesidad.

 El yoga, aparte de ayudar a estirar el cuerpo y lograr una respiración adecuada, también favorece que estés más relajada y duermas mejor.
 Para alimentarte bien toda la semana, evita las comidas repetitivas que terminan aburriendo e incluye alimentos de todos los grupos de la pirámide alimentaria.

Si buscas bajar de peso, es fundamental que consultes a un nutricionista que puede ayudarte a seguir un régimen que se adapte a tus necesidades.

Evita los almuerzos demasiado pesados, porque además de ser altamente calóricos, te pueden producir somnolencia y cansancio en el trabajo.

Ingiere al menos ocho vasos de agua durante el día, esto te ayudará a mantener tu organismo hidratado y a tener una mejor digestión.

La sardina, los frutos secos, el germen de trigo, el plátano y la espinaca, contienen vitamina B6, que hace que el pelo crezca con fuerza. Además el zinc es materia prima del pelo y las uñas, además contribuye a mantener los tejidos sanos y favorece la cicatrización. Consúmelo en alimentos como legumbres, pescados y huevos.

Si sufres de migrañas, evita sustancias estimulantes como el alcohol, la cafeína y la nicotina del cigarrillo, y los alimentos muy aliñados o ahumados.

Incluye el yogurt dentro de tu lista de snacks. Aparte de rico, al consumir una porción al día cubrirás el 20% de tus requerimientos diarios de calcio.

 Gracias a su alto contenido en betacaroteno, la zanahoria es un eficaz antioxidante que ayudará a proteger tu organismo de los efectos de los radicales libres, responsables del envejecimiento celular.
 Para mantener una buena salud, no olvides incluir leguminosas dos veces a la semana en tu alimentación, ya que son alimentos que te aportan fibra, proteínas y vitaminas.

Todos los vegetales, frutas y germen de trigo contienen mucha fibra, la que fomenta la irrigación del cuero cabelludo y, por lo tanto, el brillo de tu pelo.

Si buscas evitar que vuelvan los kilos que perdiste, favorece las dietas balanceadas en vez de las restrictivas, y no olvides la práctica regular de una actividad deportiva.

 Para solucionar la hinchazón en el contorno de los ojos, prepara una infusión de manzanilla. Cuando esté fría, empapa dos algodones en ella y dejarlos actuar sobre tus ojos por 10 a 15 minutos.
 Aplícate la crema corporal que usas a diario realizando movimientos ascendentes que te ayudarán a activar la circulación y evitar várices y arañitas.

Si optas por seguir una dieta vegetariana, no olvides consumir proteínas a través de alimentos como las nueces, las legumbres, los huevos y los lácteos.

Para disminuir el consumo de sal reemplázala por otros ingredientes que darán sabor y aroma a tus alimentos como: jugo de limón, vinagre balsámico y hierbas aromáticas como el romero.

 Pon especial atención a tus lunares en verano. Si ves que uno es notoriamente asimétrico o sin una forma definida, es conveniente que consultes con un especialista.
 Prefiere los cepillos de dientes con cerdas suaves y de un tamaño pequeño que te permita alcanzar y lavar correctamente hasta la última muela.

Las uvas aportan alrededor de 63 calorías cada 100 gramos, por esto, consúmelas en forma moderada, idealmente, un racimo chico de 15 a 20 uvas por día.

El jengibre es un tubérculo que acelera en un 20% el metabolismo, por lo que favorece la quema de grasas. Incorpóralo a tu dieta y consúmelo crudo, seco o en un té.

Recuerda comer en porciones pequeñas, esto te ayudará a regular el hambre, además, podrás reducir tu tensión y ansiedad.

 Diariamente, agrega un cuarto de cucharadita de canela a tus cereales o yogurt. Esta especia ayuda a que el azúcar de la sangre penetre en las células y sea usada como energía.

Todos los cítricos, como limones, naranjas, pomelos y mandarinas, ayudan a disolver la grasa acumulada en el cuerpo. Esto debido a que aceleran el metabolismo y potencian las defensas del cuerpo.

 Si buscas quemar una mayor cantidad de calorías con el deporte, prefiere aquellos que movilizan grandes grupos musculares como nadar, correr o andar en bicicleta.

En los meses de calor, no olvides exfoliar tu cuerpo una vez a la semana con un guante de crin para eliminar las células muertas de la piel.

Nada mejor que la arena y el agua salada para exfoliar y masajear suavemente los pies. Si puedes, aprovecha de dar una caminata diaria a orillas del mar y comprobarás cómo las durezas disminuyen.

Una alimentación equilibrada, que incluye carbohidratos y proteínas, junto a la práctica regular de ejercicio, es la clave del éxito para bajar de peso y llevar un estilo de vida saludable.

Tomar sol en forma saludable, con protección y fuera de las horas de más calor, activa el buen humor, aleja la depresión y aporta vitamina D, que ayuda al desarrollo y mantenimiento del sistema óseo. Antes de tomar sol en verano, evita el uso de perfumes –que pueden manchar la piel–, y protege especialmente las zonas que has depilado recientemente para evitar manchas.

Aprovecha los baños de mar durante el verano. Aunque te metas hasta la cintura, el agua helada favorece la circulación sanguínea de las piernas y contribuye a disminuir la celulitis.

Para una piel hidratada y suave, mezcla un yogurt natural con dos cucharadas de miel de abeja. Extiende la mezcla en tu cara y déjala actuar por 15 minutos. Retira con agua tibia y seca sin frotar.

One Comment

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *