El drama de Valeria, la mujer más anoréxica del mundo

Se llama Valeria Levitina, tiene  39 años y es conocida como la mujer con el caso de anorexia más preocupante del mundo. Nació en Rusia, llegó a ser finalista de Miss Chicago en 1994, pero su pasión por la moda acabó siendo su perdición. Así, a punto de cumplir 40 años, pesa 25 kilos.

Si bien su madre le había aconsejado que cuidara su peso, ya que varias mujeres de su familia tenían obesidad, fue  esto lo que detonó  su obsesión por  los kilos y así apareció la anorexia, a los  23 años, ya era delgada, pero las constantes críticas a su peso la llevaron a que a los 24 años pesara 38 kilos.

Pese a su avanzada enfermedad, ultimamente ha tomado conciencia del daño que se hizo y desde entonces ha participado en campañas relacionadas con la enfermedad, señalando que “arruinó mi vida. Me dejó sola, sucia y poco atractiva para los demás”señala Bio Bio.

La anorexia es uno de los principales trastornos alimenticios junto con la bulimia. Según cifras de la Pontificia Universidad Católica, entre el 0.5% y el 3% de la población padece esta enfermedad y se caracteriza por un rechazo a los alimentos, el miedo a engordar y una distorsión de la imagen corporal propia.

Este padecimiento se presenta mayoritariamente en adolescentes y mujeres jóvenes, y tiene diversos factores que la originan: aquellos biológicos (componentes hormonales y hereditarios); psicológicos (depresión, baja autoestima); y sociales (estándares de belleza y perfección), entre otros.

La anorexia trae consigo otros males como; cardiopatías, osteoporosis, problemas reproductivos, gastrointestinales, renales e incluso neuronales. La recuperación no es fácil. Antes de proceder al tratamiento, la persona afectada debe reconocer que padece esta enfermedad, lo que es un paso no menor.

El  objetivo del tratamiento es la recuperación psíquica, relacional y nutricional. Es necesario identificar y resolver los estresantes ambientales relacionados con las caídas a la angustia y restaurar un patrón de alimentación saludable. Ahora, dependiendo de la gravedad del caso, el médico decidirá si llevar un tratamiento ambulatorio o si es necesaria la hospitalización. Asimismo, como la duración de éste puede variar de uno a cinco años hay que poner especial atención en que no se abandone el tratamiento, por lo que el apoyo de la familia es fundamental.

Por la probable irreversibilidad de la enfermedad, es importante saber reconocer algunas señales que indiquen que una persona presenta anorexia, como por ejemplo: realizar dietas muy estrictas, evitar compartir las horas de comida con la familia, presentar un cambio de actitud y de humor, vómitos constantes, exceso de laxantes y diuréticos, tener intolerancia al frío e irregularidades menstruales o amenorrea.

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *