Columna de opinión: La obesidad no me define

Por María Pastora Sandoval, editora.

Acabo de ver el video de Lizzie Velásquez. Ella dedica su vida a ofrecer charlas motivacionales y es autora de dos libros. Su historia de vida es increíble: fue denominada “la mujer más fea del mundo” por unas imágenes que subieron en YouTube y que las titulaban de esa forma. Sufre de un síndrome que ni siquiera tiene nombre, puesto que dos personas en el mundo (incluida ella) lo presentan, y tiene una discapacidad, puesto que es ciega del ojo derecho.

Obesidad - Freedigitalphotos.netLejos de lamentar su suerte, su vida está dedicada a contar a otros su historia para alentar al mundo a tener una vida plena, resaltando que nada es imposible y que uno elige el camino por el que quiere transitar con los elementos que tiene.

La pregunta que hace Lizzie es ¿qué te define? La primera vez que escuché algo semejante fue a Marcelo González, quien impulsa el sitio www.midiabetes.cl y que aclara siempre que “la diabetes no lo define”. La posición que defiende es que él no es “diabético”, sino que “tiene diabetes”. Cuando uno lo piensa, tiene mucho sentido, puesto que cuando alguien tiene cáncer no decimos que es “canceroso”. Lo mismo debiera regir para las “personas con discapacidad” y no “discapacitados”, cosas que he aprendido al trabajar en las comunicaciones médicas.

Pues bien, el tema que nos convoca en Bariátrico.cl es la obesidad. Y a mí la gordura me definió por mucho tiempo. No me enorgullezco de eso, pero sacando lo bueno, estoy trabajando en algo que me gusta y que me llena: el periodismo en salud. A mí me gustaba mucho la televisión, pero no me atreví porque “era gorda”. Mi destino fue esconderme tras una pantalla (y no aparecer en ella) por lo que trabajar en Internet era una gran idea y me gustaba, me sentía cómoda y tenía facilidad para desenvolverme en ese ámbito.

¿Te define la obesidad? Muchas veces pensé o dije la frase “pero yo soy gorda” y creo que es un estigma que uno carga (y elige cargar). Según Lizzie, ella rogaba a Dios que la cambiara y pensaba que con un cambio en su apariencia todo sería distinto, mágicamente. Muchas veces ponemos las cirugías bariátricas como la solución de nuestras vidas y creo que muchos de los casos (si no todos) de las personas que vuelven a engordar es porque no se han sacado esa marca de “obeso” de la cabeza (incluso al declarar que ya no se es gordo, se sigue invocando lo mismo diciendo lo que uno no es en contraposición a lo que no debiéramos declarar que somos). El trabajo interior es lo más importante para enfrentar la operación y la nueva vida que uno decide vivir.

Los invito a ver el inspirador video de Lizzie Velásquez mientras pienso en qué me define. Hasta el momento va ganando la opción “el optimismo” (de hecho, mi empresa se llama Optimista Comunicaciones).

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *