La polémica dieta de la manzana, ¿de qué se trata?

Freedigitalphotos.netLa dieta de la manzana es una de esas dietas que ha levantado polémica en torno a su efecto sobre la salud, pues algunos expertos en nutrición afirman ser una dieta con la que se adelgaza de forma natural, sin embargo, son varios los nutricionistas que la califican de nociva para la salud por la carencia de nutrientes esenciales.

Con la dieta de la manzana se pierde una media de 4 a 7 kilogramos por semana, por lo que debe realizarse de forma exclusiva durante una semana, o de lo contrario, las consecuencias pueden ser graves. Lo mejor en estos casos es acudir a un nutricionista para que sea él quien nos indique, en función a nuestras características, si podemos o no, realizar la dieta de la manzana.

Es bastante común encontrar dietas centradas en un solo alimento por las características del mismo, por lo que en este caso no podía ser de otro modo. La manzana es un alimento astringente, por lo que debe acompañarse de al menos 9 vasos de agua diarios, pero además, la manzana tiene propiedades depurativas que ayudan a limpiar nuestro organismo y ayudan también a controlar el apetito. Las vitaminas y minerales son aspectos beneficiosos para nuestro organismo, pero se consumen especialmente por su bajo aporte en calorías.

En la realización de la dieta de la manzana se consume en gran medida líquido, unos dos litros al día, y como no, manzanas. Los tres primeros días son de vital importancia, pues es donde la alimentación se ve fuertemente reducida. El primer día se desayuna, come y cena manzanas, la cantidad no tiene límite, pero sólo se puede comer manzanas. En el segundo día se desayuna y cena manzanas, pero para comer se permite tomar una ensalada verde con aliños naturales como vinagre o limón. Durante el tercer día, el desayuno se basa en una tostada de pan integral con pavo y para comer volvemos a la ensalada verde, pero podemos añadir apio y zanahoria, mientras que en la cena vuelven a ser las manzanas el único alimento permitido.

Por otra parte, el cuarto día se desayuna igual que el tercer día, se come un buen plato de verduras al vapor, excluyendo la patata, y para cenar, cereales de arroz acompañados de leche descremada. Finalmente, en el quinto día el desayuno consiste en un huevo duro con una tostada de pan integral y una manzana, la comida se basa en una ensalada de verduras crudas y carne asada. La cena de éste último día vuelven a ser las manzanas.

Para realizar esta dieta, además de contar con el apoyo y control de un nutricionista, es importante que nos hidratemos bien con abundante agua a lo largo del día. El deporte debe cancelarse temporalmente, aunque un paseo de una media hora puede ser incluso recomendable. Durante los días en los que llevemos a cabo la dieta de la manzana, es importantes que descansemos como mínimo unas 8 horas al día, ya que dormir poco engorda y no es nada saludable.

Por María Garrido Ruano

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *