Bajar de peso como factor determinante para mejorar molestias de la osteoartritis

Hoy en día, la osteoartritis (OA) es un problema que está cada vez más presente en la sociedad chilena (en 2013, éramos el tercer país latinoamericano con más artrosis), principalmente en la población que padece de sobrepeso u obesidad. Esto es alarmante, pues casi el 70% de los ciudadanos del país entran en esta categoría. Y aunque tiene muchas repercusiones en el cuerpo, son las rodillas la parte más afectada, esto debido a la función de soporte que cumplen.

ID-100142496 (1)Por lo anteriormente mencionado, la OA, en especial la manifestada en las rodillas, se ha convertido en un grave problema de salud pública en países con altos índices de obesidad, como México. Las consecuencias son tantas que, según la Encuesta Nacional de Salud (ENSAUT) de dicho país,  se ubica como la segunda causa de morbilidad en individuos de más de 60 años. Si a esto le añadimos los problemas de peso, los resultados pueden llegar a ser fatales para quienes lo padezcan.

El dolor y las molestias que esta enfermedad puede llegar a generar son muy incómodos, lo cual indica que bajar de peso podría ser un factor determinante a la hora de lidiar con la OA. Sin embargo, esta medida debe ir acompañada de otros elementos. El Dr. Anthony R. Leeds, Director Médico de Cambridge Weight Plan, señala aspectos extras que se deben seguir.

“Iniciamos un estudio en el que 192 pacientes con OA en las rodillas bajaron de peso, pero solo menos del 50% de ellos se mantuvo con buenos resultados al paso de un año”.

Así como previamente mencionamos, las estrategias para bajar de peso deben ir acompañadas de planes educativos, motivacionales y donde los pacientes aprendan a autocontrolarse efectivamente.

“Encontramos en el grupo (menos del 50%) que obtuvo buenos resultados después de un año una constante: todos ellos estuvieron en un programa donde se les proporcionaba una fuerte educación acerca de sus problemas, motivación y una experiencia integral. Ninguno de ellos requirió tratamiento después de un año”, señala Leeds.

Los resultados de la pérdida de peso se manifestaron en una reducción considerable del dolor, recuperación progresiva de la movilidad y menos impacto en la rodilla. Es precisamente una estrategia  integral lo que se necesita para combatir la osteoartritis, ya que la disminución de masa debe ir de la mano con la motivación y la educación.

European Journal of Clinical Nutrition (2012).

Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *